De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

viernes, 8 de noviembre de 2013

Dios Padre: Este es un Llamado para la salvación de aquellos de ustedes quienes no cuestionarán las herejías a punto de ser declaradas

 Jueves 24 de octubre de 2013 a las 19:45 hrs.


Mi queridísima hija, vengo a decirle al mundo que los enemigos que vagan por la Tierra, con la apariencia de aquellos quienes dicen que traen la Palabra de Mi Hijo a las masas, se han unido ahora como uno. Como uno, traen todos sus poderes juntos y desfigurarán la Tierra con su malvado engaño.

Estoy listo. Esperando. Tan pronto como introduzcan sus viles leyes, atacaré y el mundo presenciará Mis castigos. Mis Advertencias han caído en oídos sordos y aquellos demasiado orgullosos para aceptar la Mano de Misericordia, dada a ustedes a través de Mis Mensajes. Los líderes de aquellos quienes los perseguirán, en nombre de los derechos humanos, sufrirán por Mi Mano. Ellos creen que su poder es todopoderoso y que son invencibles, pero ellos sabrán pronto que no son nada sin el Poder de su Creador.

Soy el Autor de la Vida y aquellos que decidan utilizar su poder para quitar las vidas de Mis hijos, tanto en cuerpo y alma, perderán todo. Cuando luchan contra Mis hijos y traicionan a Mi Hijo, Jesucristo, hay poca esperanza para ustedes. No otorgo Mi Misericordia sobre ustedes fácilmente, ya que me causan gran Enojo. Sin embargo ansío su lealtad pero les advierto de los peligros de flirtear con el maligno. Les daré toda oportunidad, de alejarse de los grilletes, los cuales los atan a la trinidad profana. Deben quitarse de las cadenas de Satanás. Su tiempo es corto.

Les pido que miren Mi Santa Biblia, los Evangelios y busquen las señales que se les dieron acerca de la gran apostasía predicha, ya que ha envuelto al mundo y se propaga como un virus mortal en cada parte concebible de su sociedad. Han sido infestados y ahora Yo Vengo, su Padre, para limpiarlos de esta terrible aflicción. Deben suplicarme por ayuda, antes de que sea demasiado tarde para ustedes.

Deben ahora recitar esta Cruzada de Oración. Pídanme ayuda.

Cruzada de Oración (124) Escucha mi súplica por libertad

Oh Dios, mi Padre Misericordioso, Creador de todo lo que es, escucha mi súplica por libertad. Libérame de las cadenas de la esclavitud y protégeme de la malvada persecución. Ayúdame a discernir la Verdad y ven en mi ayuda, incluso si estoy confundido y pueda dudar de Tu Palabra. Perdóname si Te ofendo y llévame dentro del refugio de Tu Nuevo Paraíso en la Tierra. Amén.

Mi hora, para declarar la Segunda Venida de Mi Hijo está cerca. El tiempo se moverá rápidamente y el reinado de Mis enemigos, de breve duración aunque sea, parecerá como una eternidad, debido a la crueldad que mostrarán a Mis hijos. No mostrarán ninguna lealtad, en absoluto, a aquellos hombres necios, quienes jurarán lealtad a la bestia. Al igual que el maligno me odia, así odia a cualquiera de Mis hijos, tanto buenos como malos. Este es un Llamado para la salvación de aquellos de ustedes quienes no cuestionarán las herejías a punto de ser declaradas. Deben cuestionar y cuestionar cualquier duda, la cual invada sus almas, cuando estén descontentos con cualquier nueva forma de doctrina, la cual no se sienta bien en sus corazones.

No he dado la autoridad para que cualquier nueva ley o sacramento, sean introducidos en Mi Santísimo Nombre.

Su amado Padre

Dios Altísimo