De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

lunes, 25 de marzo de 2013

22 mar 2013 Deseo que todos Mis seguidores lleven a cabo un tiempo de ayuno a partir del próximo lunes y terminando el Viernes Santo a las 15:30 hrs. (03:30 PM)

Viernes 22 de marzo, 2013 a las 21:45 hrs.


Mi amadísima hija, deseo que todos Mis seguidores lleven a cabo un tiempo de ayuno a partir del  próximo lunes y terminando el Viernes Santo a las 15:30 horas

Hasta una pequeña muestra de ayuno cosechará, para todos vosotros, un conocimiento de Mi Plan de Salvación y cómo podéis ayudarme a salvar las almas de todos los pecadores.

Es a través del ayuno que os volveréis sanos de nuevo. Por la limpieza de vuestro cuerpo, vuestro espíritu será renovado. También deseo que recibáis el Sacramento de la Confesión, o la forma de reconciliación que esté disponible para vosotros. Por favor, si no podéis recibir este Sacramento, entonces aceptad el Don que os he dado de Mi Indulgencia Plenaria, hace algún tiempo.

(Martes 31 de enero, 2012 a las 21:30 hrs.

Debéis decir esta oración por 7 días consecutivos y os será dado el Don de la absolución total y el poder del Espíritu Santo:

“Oh mi Jesús, Tú eres la Luz de la Tierra. Eres la llama que toca todos los corazones. Tu misericordia y amor no conocen límites. No somos dignos del sacrificio que hiciste con Tu muerte en la cruz. Sin embargo sabemos que Tu amor por nosotros es mayor que el amor que tenemos por Ti Concédenos, Oh Señor, el don de la humildad, para que así seamos merecedores de Tu Nuevo Reino. Llénanos con el Espíritu Santo, para que así podamos marchar hacia adelante y guiar a Tu ejército para proclamar la verdad de Tu Santa Palabra y preparar a nuestros hermanos y hermanas para la Gloria de Tu Segunda Venida a la Tierra. Te honramos.  Te alabamos. Nos ofrecemos nosotros mismos, nuestras penas, nuestros sufrimientos, como una ofrenda  a Ti para la salvación de las almas. Te amamos Jesús.  Ten Misericordia de todos Tus hijos donde sea que estén. Amén.”)

Luego, en espíritu, deseo que os unáis Conmigo, como si estuviérais presentes con Mis apóstoles en Mi Última Cena. Compartiréis Conmigo, el pan sin levadura y comeréis Conmigo en Mi mesa. Vosotros, Mis seguidores, podéis compartir Conmigo, Mi Copa de Sufrimiento, por vuestra propia voluntad, si es que aceptáis Mi ofrecimiento.

Si podéis aceptar esto, vosotros, como propiciación por los pecados de los hombres mortales, salvaréis millones de almas. Concederé gran Misericordia para los pecadores más endurecidos, a cambio de vuestro regalo de sufrimiento.

Esta es la Cruzada de Oración para vosotros, si deseáis compartir Mi Copa de Sufrimiento. Recitadla, tres veces, cuando podáis, pero preferiblemente en cualquier momento del tiempo de ayuno.

Cruzada de Oración (103) Oración para compartir la Copa de Sufrimiento con Cristo.

"Me pongo delante de Ti, querido Jesús, y a Tus pies para que hagas lo que quieras conmigo por el bien de todos.
Permíteme compartir Tu Copa de Sufrimiento.
Toma este regalo de mi parte, de modo que puedas salvar a aquellas pobres almas que están perdidas y sin esperanza.
Tómame, en cuerpo, para que pueda compartir Tu dolor.
Toma mi corazón en Tus Manos Sagradas y pon mi alma en unión Contigo.
A través de mi regalo de sufrimiento, permito a Tu Presencia Divina que acoja mi alma, para que puedas redimir a todos los pecadores y unir a todos los hijos de Dios por siempre y para siempre. Amén”.

Este sacrificio de vuestra parte, presentado a Mí, Jesucristo, Redentor de toda la humanidad, me permitirá derramar Mi Gran Misericordia sobre el mundo entero.

Lo que es más importante, voy a salvar incluso a los que me aborrecen. Vuestras oraciones y sacrificios son para ellos la única gracia salvadora, porque sin esto, serían destruidos por el maligno.

Si no deseáis resistir este sufrimiento, os concederé grandes bendiciones y os pido que continuéis Conmigo en Mi travesía para despertar al mundo de su letargo y así pueda levantar el velo del engaño que lo cubre.

Vuestro Jesús