Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Novena de SALVACION * IMPORTANTE *
NOVENA Inicia HOY
De acuerdo a las indicaciones de nuestra Amada Madre, la Virgen María en su mensaje del 
1° de diciembre, 2013 hoy podemos iniciar con la Novena de Salvación.

"Doy ahora a todos vosotros un Regalo especial, bendecido por mi Hijo, para que a todas las almas se les conceda inmunidad contra los fuegos del infierno y sea concedida la salvación. Mi Hijo desea que cada alma sea salvada, no importa cuán grave es su pecado. Pido que ahora empecéis la Novena de la Salvación. Debéis empezar esto de inmediato y continuarla, mientras os instruyo para el fin de los tiempos. Debéis recitar esta Oración por un total de siete días consecutivos de un mes calendario, comenzando los lunes, en el horario de la mañana. Debéis recitarla tres veces durante cada uno de los siete días, y en uno de estos días debéis ayunar. Para el ayuno se os pide comer solo una comida principal durante el día y entonces solo pan y agua en las otras dos comidas."

Esta es la oración debéis decir para cada uno de los siete días (3 veces al día por las mañanas)
 Cruzada de Oración (130) Cruzada de Oración Novena de Salvación:

Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

viernes, 21 de febrero de 2014

Ellos dicen, sin sincera convicción, creer lo que Mi Segunda Venida significa

Miércoles 12 de febrero de 2014 a las 23:00 hrs


Mi queridísima bienamada hija, ¿cuánto tiempo cree el hombre que Yo esperaría a comunicarme con él antes de Mi Segunda Venida? ¿Cree que Yo haría esto el año anterior? ¿El mes anterior? ¿La semana anterior? ¿o, cree que Yo nunca le avisaría?

Antes de Mi Nacimiento, al mundo se le había prometido un Mesías. Mi Padre habló a través de los profetas, para que a la humanidad le fuera dada esperanza, sabiduría y la Gracia de aceptar la Palabra de Dios, para que así estuvieran preparados para Mi Llegada. ¿Escucharon? Muchos lo hicieron y se prepararon para Mi Tiempo. Desgraciadamente, cuando Yo nací, ellos no estaban listos. Entonces Juan el Bautista les dio la Palabra y les previno para que se prepararan. ¿Estuvieron preparados? No, porque no le creyeron. Y aun así, muchos fueron salvados, porque a través de Mi Muerte en la Cruz causada por su rechazo hacia Mí, los redimí a los Ojos de Mi Padre.

Muchísimos lucharon contra Mi Misión entonces, y aun así, muchísimos me siguieron. Ahora, el mundo está siendo preparado de nuevo gracias al Amor de Mi Padre por todos Sus hijos. Esta vez, será más difícil. Pese a todo su conocimiento que tiene de Mí, aún rechazan aceptar que Dios está interviniendo y preparándoles a través de Su profeta. Cuanto más se alejan ellos mismos de Dios, menos saben de Mi Promesa. Ellos dicen, sin sincera convicción, creer lo que Mi Segunda Venida significa, porque muchos de ellos en realidad no saben absolutamente nada sobre esto.

Esta vez, a ellos les quedarán pocas opciones, a menos que vean las señales, para las cuales ellos habrán de testimoniar, ya que Yo revelaré todo. Cuando diga que algo va a suceder, y ocurra, todavía negarán que la profecía venida de esas Palabras, emanaron de Mis Labios. Cuando ellos vean la Tierra retorciéndose, dando convulsiones y otros castigos vertidos sobre ellos, todavía seguirán argumentando que hay una razón científica para ello.

Cuando la gran apostasía se trague al mundo y aplaste la Cristiandad, en favor del paganismo, ¿dirán que esto es algo bueno? La respuesta es “sí”. Por lo tanto, cuando Mi Presencia sea menos reverenciada por tantísimos, ¿qué posibilidad tiene el mundo de mantenerse contra Satanás? Por esto es por lo que Mi Padre os prepara ahora, porque Él nunca se da por vencido cuando se trata de preparar a Sus hijos para Su Gran Misericordia.

La preparación de la humanidad continuará y al mundo le será dada la Verdad, a fin de salvar al hombre de una destrucción final. Mi Tiempo está cerca y la humanidad entera debe destinar el tiempo necesario para preparar sus almas.

El tiempo nunca debe ser desperdiciado cuando os estáis preparando para darme la bienvenida. Nunca debéis despreciar la Palabra dada al profeta de Dios. Si lo hacéis, me abofeteáis a Mí, vuestro Jesús, en el Rostro.

Vuestro bienamado Salvador

Jesucristo