Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Novena de SALVACION * IMPORTANTE *
NOVENA Inicia HOY
De acuerdo a las indicaciones de nuestra Amada Madre, la Virgen María en su mensaje del 
1° de diciembre, 2013 hoy podemos iniciar con la Novena de Salvación.

"Doy ahora a todos vosotros un Regalo especial, bendecido por mi Hijo, para que a todas las almas se les conceda inmunidad contra los fuegos del infierno y sea concedida la salvación. Mi Hijo desea que cada alma sea salvada, no importa cuán grave es su pecado. Pido que ahora empecéis la Novena de la Salvación. Debéis empezar esto de inmediato y continuarla, mientras os instruyo para el fin de los tiempos. Debéis recitar esta Oración por un total de siete días consecutivos de un mes calendario, comenzando los lunes, en el horario de la mañana. Debéis recitarla tres veces durante cada uno de los siete días, y en uno de estos días debéis ayunar. Para el ayuno se os pide comer solo una comida principal durante el día y entonces solo pan y agua en las otras dos comidas."

Esta es la oración debéis decir para cada uno de los siete días (3 veces al día por las mañanas)
 Cruzada de Oración (130) Cruzada de Oración Novena de Salvación:

Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

lunes, 30 de junio de 2014

Madre de la Salvación: Para servir a mi Hijo verdaderamente, debéis amarlo primero. Para amar a mi Hijo debéis conocerlo primero

Sábado 21 de junio de 2014 a las15:40 hrs.


Mi querida hija, mi propia vida en la Tierra fue vivirla a través de mi Hijo, Jesucristo. Mi alma fue creada en el Cielo por mi Padre, Dios el Altísimo, y mi nacimiento fue un regalo extraordinario para la humanidad. Fui enviada por Dios con el único propósito de entregarle al mundo el Mesías tan esperado. El nacimiento de mi Hijo fue Milagroso y desde el momento que Él efectuó/realizó Su primer Respiro, mi único deseo era servirlo en cada necesidad.

Adoraba a mi Hijo y lo reconocí con gran reverencia. Su hermosa actitud divinamente piadosa fue rápidamente evidente dentro de los tres meses desde su nacimiento. Su sonrisa era radiante aún tan pequeño como era; Sus penetrantes Ojos azules tenían una profundidad y madurez extraordinaria. Yo sabía que estaba allí para servirle en todo sentido, pero Él me mostró un gran amor a una edad muy temprana. Este Amor no era solamente el amor que un niño tendría para su madre - era mucho más que eso. Él me tranquilizaba; acariciaba mi rostro cuando me preocupaba acerca de los peligros, que nosotros, y mi esposo, San José, tendríamos que enfrentar.

Después del éxodo a Egipto, me pareció difícil relajarme y permanecí alerta a toda amenaza o peligro potencial, lo que significaba que dormía pocas horas por noche. Incluso antes de que mi Hijo se diera a conocer, eran muy claros para mí los peligros que Él tendría que enfrentar en el futuro. Sus Manos, siempre tendidas hacia la gente en amor y amistad. Como niño, él atraía a muchos, aunque ellos no tenían idea de quién era Él. Él también señalaba las críticas injustificadas de los amigos y de la gente que conocía. Él fue burlado y se reían de El, y yo también fui rechazada por muchos. La Presencia de Dios señalaba a los que eran buenos, así como a aquellos con almas oscuras hacia nuestra pequeña familia desde el día que nació mi Hijo. Mi amor por Él era muy poderoso. Lo amaba por Quien Él era, pero yo también lo amaba como una Madre, y ese amor continúa hasta estos días.

Yo era un poco sobreprotectora de mi Hijo y, cuando lo perdí en el viaje de regreso de Jerusalén, estaba aterrorizada. Mi sensación de pérdida fue padecida en cada parte de mí y yo no pude descansar hasta que lo encontré. Ese día, cuando lo encontré hablándole y predicándole a los ancianos en el Templo, me di cuenta a partir de ese momento, que solo tenía que servirle y ser obediente a todos Sus Deseos.

Para servir a mi Hijo verdaderamente, debéis amarlo primero. Para amar a mi Hijo, debéis conocerlo primero. Conocer a mi Hijo significa estudiar Su Palabra para entender lo que les dijo a Sus discípulos durante Su tiempo en la Tierra. Es solo a través de Su Palabra que vosotros podéis llegar a conocer a Jesucristo. Si aceptáis Su Santa Palabra, entonces podéis servirle. Vosotros no le podéis servir si no honráis Su palabra, o si no hacéis todo lo que Él os ha enseñado. La obediencia a la Palabra de Dios es esencial si deseáis vivir como verdaderos Cristianos. Si vosotros predicáis Su Palabra, entonces debéis practicar lo que mi Hijo predicó – amaros los unos a los otros; no hacer a los demás lo que no os gustaría que se os haga a vosotros; honrar a Dios, a través de los Santos Sacramentos, como Él os enseñó.

Nunca debéis dictarle a Dios vuestro deseo de cambiar Su Palabra, porque vosotros no tenéis este derecho. La subordinación a mi Hijo solo se puede lograr si permanecéis obedientes a Sus Enseñanzas. Id en paz para amar y servir al Señor.

Vuestra amada Madre.
Madre de la Salvación