De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

viernes, 27 de junio de 2014

Las puertas han sido abiertas para permitir a los paganos profanar Mi Iglesia

Lunes 16 de junio de 2014 a las 17:27 hrs.


Mi muy querida bienamada hija, a aquellos de entre vosotros que no deseáis que me comunique con vosotros, entonces sabed esto. Vuestro libre albedrío significa que  sois libres de elegir si aceptáis o no, lo que digo y lo que deseo. Si creeis o no creéis – esa es vuestra elección y, según sea lo que decidáis, Yo jamás os Juzgaré por este motivo.

Pero nunca debéis juzgar a los demás en Mi Nombre. Con esto me refiero, juzgar a los que me rechazan, así como también, a los que aceptan Mi Intervención. Ni uno de vosotros tiene el derecho de declarar que otra persona sea mala o culpable de mala conducta. Aquellos de vosotros que juzgáis con severidad – a esas personas que creéis que son malas, culpables de mala conducta o de herejía - no tenéis este derecho. Vosotros debéis permanecer en silencio y orar por los que vosotros creéis que están afligidos/atribulados. Solo Yo, Jesucristo, tengo el Poder de Juzgar a la humanidad.

Cuando vosotros degradáis/menospreciáis a otra persona en Mi Santo Nombre, vosotros sois culpables de pecado y tendré(tomaré) esto en vuestra contra. Cuando hacéis daño a los demás por vuestra lengua, Yo os voy a silenciar. Cuando hacéis daño a la reputación de otra persona, vuestra propia reputación será cuestionada por otros. La hipocresía me disgusta y si vosotros sois culpables de calumnia, realizada/efectuada en Mi Nombre, entonces, llevaréis una gran vergüenza, no solo a vosotros mismos, sino también sobre Mi Santo Nombre.

Cualquier hombre que inflige dolor a otra persona y abiertamente profesa hablar en el Nombre de Dios, solo se engaña a sí mismo. Los que castigan a otros y dicen que simplemente están llevando a cabo sus órdenes, por dedicación y devoción a Dios, no son de Mí. Qué pena por vosotros, porque no me conocéis. Y mientras peleáis entre vosotros - Cristianos contra Cristianos - los paganos en medio de vosotros están invadiendo Mi Iglesia. El enemigo trabaja muy inteligentemente. Su astuto plan es crear discordia dentro de Mi Iglesia, y como la verdadera lealtad a Mí se debilita, las puertas se han abierto para permitir a los paganos profanar Mis Iglesias y la Santa Eucaristía.

¡Qué vergüenza para aquellos de vosotros que conocéis la Verdad - Mi Santa Palabra dada en las Sacratísimas Escrituras a vosotros. Cada sacrificio fue hecho por vosotros; los profetas de Dios enviados a vosotros, fueron transgredidos, perseguidos y asesinados; los visionarios, videntes y los santos - todos venerados, solo después de su muerte, pero azotados por vosotros cuando ellos impartían Mi Palabra y luego Mi Propio Sacrificio – cuando vosotros me crucificásteis. Ahora, ¿qué hacéis? Vosotros permitís que los que adoran a dioses falsos les rindan homenaje a ellos sobre Mis Altares, los cuales son destinados para honrarme. ¿Estos paganos os permitirían hacer lo mismo en sus templos?

La historia se repite. Los paganos se hicieron cargo de la Iglesia de Mi Padre y ellos fueron arrojados. Cuando vosotros profanáis Mi Iglesia y Mi Cuerpo, ya no sois aptos para servirme y voy a echar fuera a todo siervo consagrado Mío que me traiciona de esta manera. Vuestros pecados son más negros que los de aquellos a quienes servís en Mi Nombre, porque llevaréis con vosotros a las almas que apartásteis de Mí. Ha llegado el momento para que vosotros elijáis. O me aceptáis a Mí, Jesucristo, como Yo Soy y no lo que queréis que Yo sea, o me rechazáis. No hay nada en medio.

Vuestro Jesús