De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

domingo, 9 de noviembre de 2014

Madre de la Salvación: Mi labor como Madre de los hijos de Dios está siendo socavada

Lunes 27 de octubre de 2014 a las 16:20 hrs.


Hija mía, es importante recordar el rezo de mi Santísimo Rosario todos los días, con la finalidad de proteger esta Misión, y otras misiones, aprobadas por mi Padre Eterno para el mundo.

Los Cristianos que defienden la Fe encontrarán que es muy difícil seguir declarando su devoción a mí, la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, en estos tiempos. Mi papel/labor como Madre de los hijos de Dios está siendo socavado y descartado, y, en particular, por ciertos grupos Católicos que no proceden de mi Hijo. Ese tipo de  grupos dan la impresión de que son devotos de la Iglesia de mi Hijo, pero ellos no practican lo que Él les enseñó. Ellos persiguen a aquellos que defienden la Verdad y hacen hasta lo imposible para desestimar/denegar, como absurdas, todo tipo de revelaciones privadas dadas a la humanidad desde la Muerte de mi Hijo en la Cruz. Si no fuese por las revelaciones privadas, dadas al mundo por mí, la Madre de Dios, como mensajera de Cristo, muchos nunca se habrían convertido a la Verdad. En vez de eso, muchos habrían continuado caminando en la oscuridad, desestimando/rechazando la Existencia de Dios y evitando la oración - la puerta que, cuando se abre, ilumina al alma. Mi papel/labor como Madre de Dios está siendo atacado en todo el mundo, a causa del poder que se me ha dado para destruir al perverso adversario. Yo aplastaré la cabeza de la serpiente, como fue predicho, pero aquellos que me muestran devoción, serán despreciados y  ridiculizados por los impostores, que se atreven a proclamarse especialistas en las enseñanzas de la Iglesia.

Mi Hijo detesta cualquier tipo de odio mostrado por el hombre para con su hermano. Él derrama lágrimas cuando alguien dice que representa a la Iglesia de mi Hijo, y, en seguida, incita al odio contra un hijo de Dios. Él sufre el dolor de Su Crucifixión cada vez que un siervo de Su Iglesia lastima a otro o causa sufrimento terríble a los inocentes.

Hijos, vosotros debéis orar fuertemente por la Iglesia de mi Hijo, que está bajo el mayor ataque desde su fundación. Los enemigos de mi Hijo tienen muchos planes para destruírla y, la mayoria de estos, vendrán desde adentro. Prestad atención a mi advertencia, y a aquello que yo revelé al mundo en Fátima. El enemigo aguarda y, en breve, él controlará completamente la Iglesia de mi Hijo en la tierra y millones serán conducidos/guiados hacia el error.

Cerrad vuestros oídos cuando oyerais que los siervos de mi Hijo son despreciados o calumniados por defender la Palabra de Dios. Acordaos siempre de que el amor proviene de Dios y que, cualquier persona u organización que os anime a hacer un juicio sobre un hombre - independientemente de lo que él haya hecho -, debe ser cuestionada. Vosotros no podéis declararos ser siervos/servidores de Dios y, en seguida, decir al mundo que lance calumnias sobre otra persona. Vosotros nunca podéis tolerar la incitación al odio de cualquier tipo. Cualquier persona que haga esto, en Nombre de mi Hijo, jamás debe ser apoyada, porque esto nunca podría venir de Dios. Mi Rosario debe ser recitado, tan frecuentemente como sea posible, para aplastar al mal, que aprisiona al mundo en un tiempo en que la crueldad de cualquier tipo es considerada como justa.

El amor del hombre hacia su hermano se volvió escaso, y la caridad entre los Cristianos se ha diluído. Vosotros debéis abrir los ojos a la Verdad y acordarse de lo que mi Hijo os enseñó. Es tan claro como el día, porque fue escrito para que el mundo lo lea en la Santísima Bíblia.

Vuestra amada Madre
Madre de la Salvación