Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Novena de SALVACION * IMPORTANTE *
NOVENA Inicia HOY
De acuerdo a las indicaciones de nuestra Amada Madre, la Virgen María en su mensaje del 
1° de diciembre, 2013 hoy podemos iniciar con la Novena de Salvación.

"Doy ahora a todos vosotros un Regalo especial, bendecido por mi Hijo, para que a todas las almas se les conceda inmunidad contra los fuegos del infierno y sea concedida la salvación. Mi Hijo desea que cada alma sea salvada, no importa cuán grave es su pecado. Pido que ahora empecéis la Novena de la Salvación. Debéis empezar esto de inmediato y continuarla, mientras os instruyo para el fin de los tiempos. Debéis recitar esta Oración por un total de siete días consecutivos de un mes calendario, comenzando los lunes, en el horario de la mañana. Debéis recitarla tres veces durante cada uno de los siete días, y en uno de estos días debéis ayunar. Para el ayuno se os pide comer solo una comida principal durante el día y entonces solo pan y agua en las otras dos comidas."

Esta es la oración debéis decir para cada uno de los siete días (3 veces al día por las mañanas)
 Cruzada de Oración (130) Cruzada de Oración Novena de Salvación:

Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

sábado, 29 de noviembre de 2014

Dios nunca dictaría ninguna otra doctrina, porque Él dió Su Palabra al mundo

Domingo 16 de noviembre de 2014 a las 20:10 hrs.


Mi muy querida bienamada hija, Satanás es el rey de la mentira, el maestro del engaño, y deambula por la Tierra libremente, devorando almas a cada segundo. Su poder es alimentado por el hecho de que la mayor parte de la gente no crree que él existe. Él toma cuenta/se adueña de los corazones y las almas de muchos, y es así como él trabaja.

Él dice mentiras a los que él infesta, para animarlos a pecar. Él quiere convencer al  alma de que el pecado es inofensivo y que es aceptable cometer todo pecado, lo cual está especialmente asociado con él. Estos pecados incluyen la justificación de todo acto malvado de la carne incluyendo la promiscuidad sexual, la inmoralidad, los excesos(el desenfreno) y la decadencia. Cuando el cuerpo humano es usado como vehículo para cometer este tipo de actos, que son avergonzantes a los ojos de Dios, sabréis que esto es una señal de la influencia satánica.

Cuando el demonio ejerce influencia en las almas de los que están a cargo de la dirección espiritual de las almas, en Mi iglesia, para inducir a la aceptación  del pecado, lo hace de un modo muy astuto. Vosotros seréis amonestados por juzgar al pecador, pero ni una sola palabra se va a pronuniciar para condenar el pecado, a los ojos de Dios.

Cuando Satanás quiere destruir el amor, lo hará causando discordia en las relaciones; creará el odio en el corazón de los hombres llenando su cabeza con mentiras, las cuales inducirán al hombre a pelear el uno con el otro en conflictos y guerras. Él tentará/seducirá al hombre, por medio de la influencia de otras almas, que ya han sucumbido a sus tentaciones.

Mentiras, blasfemias y odio son los medios por los cuales Satanás trabaja para esparcir su contaminación. Él tranquiliza/apacigua a las almas en una falsa seguridad, cuando un hombre le dice a otro que el pecado no está contra las Leyes de Dios, porque es una cosa natural. Por consiguiente los hijos de Dios se verán muy confundidos, porque las Leyes establecidas por Él han sido desplazadas/arrancadas, y las personas están indecisas de cual es el camino que deberían seguir.

Vosotros tenéis solo una opción. Leed la Sagrada Biblia y recordad(traed a la memoria) la Verdad. Está allí para que leáis en palabras claras. Si aceptáis la Verdad contenida en el Libro Sagrado de Mi Padre, y creéis que Él dictó a Moisés Sus Diez Mandamientos, entonces nunca debéis aceptar ninguna otra doctrina.

Dios nunca dictaría ninguna otra doctrina, porque Él dió Su Palabra al mundo. Nada dentro de ella puede ser cambiado. La persona que se atreva a cambiarla para adaptarse/ajustarse a la vida de los pecadores, será culpable de un terrible pecado y sufrirá por esta ofensa al Espíritu Santo.

Vuestro Jesús