De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

sábado, 6 de abril de 2013

Solo aquellos con el Sello del Dios Vivo escaparán a esta forma de genocidio del alma

Jueves 04 de abril de 2013 19:45 hrs.

Mi amadísima hija, no debes escuchar a aquellos que cuestionan, desafían y se burlan de Mis Mensajes. No es necesario defender Mi Santísima Palabra. Mi Palabra es definitiva y ningún hombre tiene la autoridad para cuestionarla. O me aceptan, o no.

Mientras los Cristianos luchan entre sí por estos Mensajes, que fueron profetizados hace tanto tiempo, se tratan mutuamente como enemigos. No se puede ser un enemigo de su hermano o hermana y llamarse a sí mismos Mi discípulo. Mientras que están tan ocupados gritando entre ustedes, el mayor enemigo, los ejércitos de Satanás están planeando las más malvadas atrocidades, jamás presenciadas por la humanidad desde la creación de Adán y Eva.

Las guerras de las que hablé están a punto de iniciarse y el plan será eliminar a las poblaciones. Ustedes pueden pensar que estas guerras son entre un país y otro, pero estarían equivocados. Las armas vendrán de una sola fuente.

Mis pobres hijos de Dios, qué poco saben de los terribles actos, que están siendo tramados por las sectas masónicas en los más altos niveles en contra de los hijos de Dios. Su maldad sería imposible para ustedes de imaginar, pero reconozcan estas señales. Cuando sus bancos les quiten su libertad, sus hogares y su capacidad para alimentar a sus familias, esto será solo una parte de su plan en contra de la humanidad. Ustedes se convertirán en esclavos, pero aquellos que me rinden lealtad a Mí y a Mis Enseñanzas y que permanecen leales a Mí, nunca deben olvidar Mi Misericordia.

Si bien estas revelaciones pueden ser aterradoras, son la Verdad. Al estar preparados para estos actos en contra de la creación de Dios, ustedes ayudarán, a través de sus oraciones, a mitigar gran parte del sufrimiento que estas sectas malignas infligirán sobre ustedes. Mientras que sus oraciones diluirán el impacto de tales atrocidades, estas, si son entregadas a Mí con amor en sus corazones, serán utilizadas para salvar a aquellos culpables de tales hechos terribles. Y aunque estas almas descarriadas y frías de corazón, continúen desafiándome, al tratar de erradicar las poblaciones del mundo, trataré de iluminar sus corazones para que puedan alejarse de este terrible lazo con Satanás. Muchos están completamente poseídos por el maligno y para algunos hay pocas esperanzas. Solo un milagro concedido por Mi Misericordia, en unión con aquellos que me ofrecen el don del sufrimiento, puede salvarlos.

Aquellos entre ustedes que me maldicen, a través de su cruel rechazo de Mí, me rogarán por Misericordia cuando estos eventos ocurran. Cuando sean forzados a sufrir y aceptar la marca de la bestia, o muerte, clamarán por Mí. Entonces se apresurarán a encontrar el Sello del Dios Vivo, que Yo doy al mundo a través de Mi Padre en estos Mensajes - pero para entonces será demasiado tarde. Solo aquellos que aceptan el Sello, lo guardan en sus hogares, o lo llevan en ellos estarán protegidos. Solo aquellos con el Sello del Dios Vivo escaparán a esta forma degenocidio del alma.
No duden ni por un minuto, Mis Mensajes dados a ustedes ahora. Acepten Mi intervención Divina, porque Yo solo quiero salvarlos. La batalla por las almas es de tal magnitud, que si no fuera Yo a intervenir, a través de los profetas, muchos de ustedes estarían del lado de la bestia y todos sus seguidores, quienes se presentan ante ustedes como lobos con piel de oveja.

Satanás es extremadamente astuto, y nunca presentaría sus malvadas obras como lo que son. No, en cambio, se las presentará como siendo buenas, inspiradoras y bastante en sus intereses. Esta es la trampa que pone. Esta es como él atrae almas inocentes bien intencionadas a su guarida. La forma en que Satanás se revelará a sí mismo, a través de estas pobres almas que se las arregla para ganar, será a través del pecado de orgullo. El pecado, en su forma más perversa, será visto dentro de esas personas en los lugares altos, quienes destruirán a otros para su propio beneficio egoísta. En la parte inferior de la escala, el pecado de orgullo será presenciado entre ustedes cuando juzguen a otros, hablen mal de ellos y luego traten de arruinar su personalidad, así como dañar su reputación, en Mi Nombre.

Les digo estos tristes hechos, para que pueda prepararlos, armarlos con Mi amorosa protección, para que pueda ayudar a salvar aún a los que marcharán a través de la Tierra para devorarla.

Su Jesús
http://jesusalahumanidad.com/Mensajes-Recientes.php

Cruzada de Oración número 33

Oración para Aceptar el Sello del Dios Vivo.


“Oh, Mi Dios, Mi Padre amoroso, yo acepto con amor y gratitud Tu Sello Divino de Protección. Tu Divinidad abarca mi cuerpo y alma por la eternidad. Me inclino en humilde acción de gracias y te ofrezco mi profundo amor y lealtad a Ti mi amado Padre. Te suplico que protejas a mis seres queridos y a mí con este Sello especial y comprometo mi vida a Tu servicio por los siglos de los siglos. ¡Te amo Querido Padre! Te consuelo en estos momentos, querido Padre. Te ofrezco el Cuerpo, La Sangre, el Alma, y la Divinidad de Tu queridísimo Hijo en expiación por los pecados del mundo y por la salvación de todos Tus hijos. Amén.”