De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

domingo, 4 de mayo de 2014

Esta vez Yo vengo a renovar la Tierra, para reestablecer Mi Reino en la Tierra

Martes 29 de abril de 2014 a las 09:00 hrs.
Mi queridísima bienamada hija, muchos puede ser que se pregunten cómo Dios, el Padre Todopoderoso Creador de todo lo que Es y lo que Será por siempre, podría sufrir. La Verdad es que Mi Padre, perfecto en todo lo que puede ser, está lleno de Amor. Ya que Él es el Creador del Amor, cuando es censurado, le causa Tristeza en Su Corazón.

Los hijos de Dios rechazaron Su Gran Regalo del Paraíso, a través del pecado de Adán y Eva, cuando ellos se cayeron de Su Favor. En su lugar, ellos se permitieron ser seducidos por el astuto engaño, colocado delante de ellos, por el maligno. Cómo sufrió Mi Padre, a causa de esta traición entonces, y cómo sigue sufriendo Él a causa del pecado de la traición en el mundo de hoy. Nada ha cambiado, excepto el Milagro de la Redención, el cual Él legó al mundo, a través de Mi Sacrificio por la humanidad.

El Amor de Mi Padre por todos vosotros es tan Grande que Su Tristeza, la cual ha sido causada por la ceguera del hombre y el rechazo a Su Gran Misericordia, es también Su Regalo a la humanidad. A causa de Su Tristeza, Él suspira por las almas y, como tal, alcanzará y sujetará incluso a los no creyentes más reacios/renuentes. A aquellos, que no creen en Dios, pero que desean una prueba y alguna señal que les reconforte en sus perversidades, Yo les digo esto: Yo, Jesucristo, vine la primera vez, no solamente para salvar a aquellos que aceptaron la Verdad – Yo vine a salvar a aquellos que fueron incapaces de creer en Dios. Yo hago lo mismo ahora. Mientras que los creyentes lucharán entre ellos, discutiendo sobre si es cierto o no que Soy Yo, Jesucristo, Quien comunica con el mundo en este momento, Yo os Prometo esto: Yo os demostraré, por Amor a vosotros, que Soy ciertamente Yo, Quien habla ahora y que, una vez más, he sido enviado por Mi Padre para salvaros.

Esta vez Yo vengo a renovar la Tierra, a reestablecer Mi Reino en la Tierra – el Paraíso creado por Mi Padre, para Adán y Eva. Ese Día amanecerá pronto y antes de que llegue ese momento, Yo iluminaré vuestra mente, cuerpo y alma. Os conmocionaré con Mi Poder – Mi Divinidad, pero vosotros sentiréis tanto surgimiento de amor que no os quedará la menor duda de que esto solo podría venir de Mí. Esa es Mi Promesa. Son los hijos de Dios que no le conocen, ni creen en Él, a los que primero llegaré/alcanzaré. La mayoría de ellos vendrán corriendo a Mí, porque ellos no tendrán ideas preconcebidas, que puedan producirse del  demasiado conocimiento en asuntos espirituales. Al mismo tiempo, Yo alcanzaré a aquellas almas que están en grandes tinieblas, que están desesperados, perdidos y sobrecargados de gran tristeza en sus corazones. Así que cuando leáis Mi Palabra, contenida aquí dentro, sabed que Mis Mensajes no están dirigidos solo a aquellos que me aman – ellos están siendo dados para llegar a vosotros.

Yo os doy la paz. Os traigo grandes nuevas/noticias, porque Yo he esculpido un Glorioso Futuro para vosotros, donde la muerte no tendrá poder sobre vosotros. Yo espero ese Día, con gran alegría. Por favor, aguardad con paciencia y confianza, porque cuando Yo abra vuestro corazón, vuestras preocupaciones ya no lo serán más.

Vuestro bienamado Jesús

Leer más: