De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

viernes, 5 de diciembre de 2014

Madre de la Salvación: Tengo un mensaje para el Clero Católico Romano

Viernes 21 de noviembre de 2014 a las 16:15 hrs.


Yo soy la Inmaculada Virgen María, la Madre de Dios - la Madre de la Salvación. Hoy, tengo un mensaje para el Clero Católico Romano y vengo a vosotros en nombre de mi Hijo amado, Jesucristo. 
Convoco a todos los siervos consagrados de mi Hijo, que están a Su servicio en estos tiempos de grandes pruebas en la Iglesia. Vosotros son la vanguardia de Sus Santísimos Sacramentos y han sido llamados por mi Hijo para servirle en la salvación de todas las almas y, debido a esto, vosotros tenéis una gran responsabilidad ante Él. Vuestro deber debe ser siempre servir a mi Hijo y a Su Cuerpo -- Su Iglesia -- y asegurar que Su Santísima Palabra sea cumplida en todo momento.

Habrá tiempos de gran dolor y persecución por delante y debéis prepararos para esto ahora. En el futuro, vuestra fe se pondrá a prueba hasta el límite y se os obligará a que estéis de acuerdo para tomar un nuevo juramento(voto), donde se os pedirá mostrar lealtad a una nueva doctrina, que no será la de mi Hijo.

Aquellos entre vosotros, que reconocerán la doctrina falsa, cuando sea presentada ante vosotros, no debéis sucumbir a ella. Cuando se os indique adaptar y alterar(modificar) los Santísimos Sacramentos, debéis huir. La Iglesia de mi Hijo será puesta a prueba más allá de su resistencia. Para aquellos de vosotros que podéis descartar la Verdad en favor de una nueva doctrina modificada - la cual dirán que es necesaria para satisfacer las necesidades de los hombres - sabed que esto será una gran traición a la Palabra de Dios. 

Debido a los Santos juramentos(votos) que tomásteis para servir a mi Hijo,  tenéis el deber con los hijos de Dios de alimentarlos con el Cuerpo y la Sangre de mi Hijo, Jesucristo. Llegará un tiempo, sin embargo, cuando vosotros seréis  obligados a modificar/alterar el Santo Sacrificio de la Misa. Habrá aquellos de entre vosotros que reconoceréis, al instante, que un gran error está siendo cometido por lo tanto debéis dar la espalda. 

Debéis seguir alimentando las almas de aquellos, que dependen de vosotros para alimentarlos con la Santísima Eucaristía. Si permanecéis leales a mi Hijo y continuais sirviendo a los hijos de Dios, como es vuestro deber, vosotros lo servirán a Él con gran dignidad. Os pido que recéis Mi Santísimo Rosario todos los días para daros la fortaleza que necesitaréis y para la protección contra Satanás, porque esos tiempos que vienen, que están casi sobre vosotros, llegarán a ser insoportables. Manteniendo la oración del Sello del Dios Vivo cerca de vosotros en todo momento, recibiréis Protección adicional contra el maligno.

Habrá muchos sacerdotes entre vosotros que no van a encontrar el coraje/la valentía para defender la Palabra de Dios, pero no debéis nunca tener miedo de mostrar lealtad a mi Hijo. Si traicionáis a mi Hijo, llevaréis con vosotros almas inocentes, quienes se encontrarán a sí mismas, involuntariamente, siendo llevadas hacia el error y hacia una terrible oscuridad. 

Satanás ha penetrado en la Iglesia de mi Hijo por algún tiempo, pero cada vez que el caos y la confusión que él causó se volvieron insoportables, esto fue difuminado/diluido debido a la fe de los amados siervos consagrados de mi Hijo. Ahora que la fe de muchos sacerdotes ha sido debilitada y, en algunos casos  completamente destruída, las puertas del infierno se han abierto y un gran peligro se avecina. 

No debéis nunca ser tentados a renunciar a todo lo que mi Hijo enseñó. Mi Hijo nunca ha cambiado. Su Palabra permanece arraigada en la Roca sobre la que se construyó Su Iglesia. Sus Sacramentos llevan a las almas la Luz que ellos necesitan para mantener la vida. Si vosotros traicionáis a mi Hijo, vosotros destruís la vida misma ya que sin la Presencia de mi Hijo el mundo hoy no existiría. 

Bienaventurados sean los que verdaderamente aman a mi Hijo, porque ellos serán los que marcarán el camino con el ejemplo. 

Vuestra amada Madre
Madre de Salvación