De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

lunes, 8 de septiembre de 2014

Cuando una persona dice que me ama, hará todo de acuerdo a Mi Santa Voluntad

Lunes 25 de agosto de 2014 a las 19:05 hrs.


Mi muy querida bien amada hija, cuando una persona dice que me ama, hará todo de acuerdo a Mi Santa Voluntad. Ella pondrá todo en Mis Sagradas Manos y se olvidará de sus propias necesidades y deseos. Entonces me dirá: "Jesús todo lo que digo y hago es conforme a Tu Santa Voluntad – haz conmigo conforme a la Voluntad de Dios."

El hombre que vive en Mí y Yo en él, entregará todo de acuerdo a lo que da Gloria a Dios. Él no tendrá motivos egoístas; no tendrá deseos ocultos de complacerse a sí mismo y hará todo lo que pueda, en esta vida, a fin de que esté en plena unión Conmigo. Me entregará cada pensamiento; cada movimiento; cada paso y cada acción de modo que Yo pueda actuar dentro de su alma. Él confiará en Mí, por completo, y él sabrá que todo lo que Yo hago, todo lo que Yo permito y todo lo que llevo a cabo, con el fin de purificar la tierra, tendrá un solo objetivo y ese es para dar Gloria a Dios. 

El hombre, por sí mismo, no puede darme tal regalo a menos que él le permita a Mi Espíritu Santo residir dentro de él. Sólo entonces, puede elevarse a la perfección, lo que lo transformará, para que su corazón y su alma se entrelacen Conmigo. Puedo entonces, a través de Mi Divinidad, crear grandes milagros en esa alma quien, habiendo confiado en Mí completamente, seguirá conservando su derecho dado por Dios - el de su libre albedrío.

El permitirme a Mí, Jesucristo, residir dentro de vosotros, requerirá gran sacrificio de vuestra parte. Debéis arrojar todo pensamiento altivo; cada debilidad y cada onza de autocompasión. Cuando lleguéis a Mí, y me pidáis que os guíe, entonces cualquier sufrimiento, el cual era antes vuestro destino, se desechará/descartará. Nada os perturbará/molestará. Seréis incapaces de sentir odio por los demás, incluyendo a los que os causan gran daño o amargura. Vais a perdonar fácilmente, no conservaréis ningún resentimiento en vuestro corazón, cualquiera que sea la situación difícil en la que podáis estar, y veréis las cosas como Yo las veo. 

Para prepararse para la vida en Mí, debéis recordaros que todo lo que es bueno viene de Dios. El hombre, por su propia inteligencia y determinación, jamás  puede alcanzar la paz hasta el día en que el mismo se ofrece a Dios, en mente, cuerpo y alma. Al ofrecerme a Mí, Jesucristo, la ofrenda de su confianza plena, Yo residiré en esa alma y él se convertirá en parte de toda Mi Gloria. Enalteceré(engrandeceré) a este tipo de almas. ¡Qué alegría inundará sus corazones! El miedo a lo desconocido no les perturbará más. De esta manera voy a preparar al mundo para Mi Gran Gloria - Mi Nuevo Reino Glorioso, donde toda la vida será vivida, de acuerdo a la Voluntad de Dios, en la tierra así como en el cielo.

Cuando Mi Voluntad queda arraigada/enraizada dentro de las almas de aquellos que viven sus vidas de acuerdo a todos Mis deseos, nunca experimentarán el odio en sus corazones, de cualquier tipo, otra vez. Porque esto sería imposible. Yo Soy incapaz de odiar y si se me permitió vivir en vuestra alma, entonces nada puede permanecer dentro de vosotros, que no venga de Mí.
Vuestro Jesús