De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

sábado, 12 de julio de 2014

Solo se puede mantener en alto la Verdad, porque Yo Soy la Verdad. Negad la Verdad y a Mí me negáis

Lunes 30 de junio de 2014 a las 23:50 hrs.


Mi muy querida bienamada hija, vosotros, Mis queridos seguidores, debéis saber que las puertas del Infierno nunca prevalecerán contra Mi Iglesia, aunque gran parte de Mi Iglesia en la Tierra será aplastada, como fue predicho. Pero, la Verdad nunca puede morir. Mi Palabra nunca morirá ni Mis Enseñanzas serán olvidadas por los que están en verdadera unión Conmigo.

Solo aquellos que se mantienen fieles a Mi Palabra pueden decir que son parte de Mi Iglesia en la tierra. Aquellos que aplauden cualquier forma de manipulación de los Santos Evangelios o la adaptación de Mis Enseñanzas ya no serán capaces de decir que están a Mi servicio. Si un santo siervo/servidor Mío se atreviera a proclamar una doctrina alternativa a la única dada al hombre por Mis apóstoles y los profetas antes de Mi Tiempo, serán expulsados ​​inmediatamente. 

Advierto a todos los que abrazan(aceptan) cualquier cosa que es considerada como sagrada - pero que está formada(creada) por manos humanas y la creación - y quien acepte esto como Mío, que Yo os arrojaré fuera, porque ya no seréis capaces de llamaros Mi siervos. Y en caso de que condujierais a las almas al error, vuestro castigo se iniciará en vuestro tiempo y continuará aún mucho después de vuestra partida de esta vida. 

Mi ira es desconocida para vosotros, porque todavía tenéis que presenciarla. Pero sabed esto. Vosotros, los que me traicionaréis ya sabéis quiénes sois, porque vuestra fe ya se ha debilitado. Muchos de vosotros ya habéis caído y vuestra debilidad será vuestra perdición. Vosotros me traicionaréis;  me negaréis y abrazaréis a Mis enemigos, porque estaréis tan atrapados en la nueva religión - el humanismo secular, que vendrá como lobo vestido con piel de cordero para devoraros - que Yo seré olvidado. Vuestra ambición y deseo de complacer a aquellos enemigos Míos, que se elevarán a grandes alturas, dentro de los escalafones de Mi Iglesia - os cegarán a la Verdad. Esta será la causa de vuestro fin  y la de todos aquellos a los que empujéis al grave error.

Es cuando Mi Iglesia vuelva Mis Enseñanzas al revés: de adentro hacia afuera y de atrás hacia adelante, que vosotros reconoceréis que la hora ha llegado para que el anticristo tome el centro del escenario. Los que adoran a la bestia firmarán su propia sentencia de muerte y le entregarán su libre albedrío, un Don Sagrado de Dios, a Mis enemigos. Una vez que vosotros juréis un juramento a esta nueva falsa doctrina, seréis culpables de crucificarme y vuestro castigo será severo. 

¿Por qué, - podéis preguntaros - podríais ser castigados por vuestra obediencia a los mayores? La respuesta es simple. Cuando jurasteis un juramento para estar a Mi servicio, estuvisteis de acuerdo para defender(mantener en alto) la Verdad. Si rompéis este juramento, a causa de vuestra obediencia a aquellos enemigos Míos que vienen, entonces no Soy Yo, Jesucristo, al que serviréis.

Solo podéis defender(mantener en alto) la Verdad, porque Yo Soy la Verdad. Negad la Verdad y a Mí me negáis. Cuando me negáis, siendo un siervo de Dios, ya no seréis aptos para instruir a los hijos de Dios hacia su Salvación Eterna.

Vuestro Jesús


Leer más