Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Novena de SALVACION * IMPORTANTE *
NOVENA Inicia HOY
De acuerdo a las indicaciones de nuestra Amada Madre, la Virgen María en su mensaje del 
1° de diciembre, 2013 hoy podemos iniciar con la Novena de Salvación.

"Doy ahora a todos vosotros un Regalo especial, bendecido por mi Hijo, para que a todas las almas se les conceda inmunidad contra los fuegos del infierno y sea concedida la salvación. Mi Hijo desea que cada alma sea salvada, no importa cuán grave es su pecado. Pido que ahora empecéis la Novena de la Salvación. Debéis empezar esto de inmediato y continuarla, mientras os instruyo para el fin de los tiempos. Debéis recitar esta Oración por un total de siete días consecutivos de un mes calendario, comenzando los lunes, en el horario de la mañana. Debéis recitarla tres veces durante cada uno de los siete días, y en uno de estos días debéis ayunar. Para el ayuno se os pide comer solo una comida principal durante el día y entonces solo pan y agua en las otras dos comidas."

Esta es la oración debéis decir para cada uno de los siete días (3 veces al día por las mañanas)
 Cruzada de Oración (130) Cruzada de Oración Novena de Salvación:

Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

sábado, 4 de abril de 2015

Madre de Dios: El cuerpo de mi Hijo fue hecho trizas

Sábado 23 de marzo de 2013 a las 23:45 hrs.

Mi niña, muchos no entienden mi papel como Corredentora. Ni tampoco saben por qué esto es así.

Cuando acepté el llamado a convertirme en la Madre de Dios, estaba ligada a la Alianza de Salvación de Dios para la humanidad.

Cuando dí a luz a mi Hijo, sentí el mismo amor, que cualquier madre tendría para su hijo. Este puro, hermoso pequeño niño era parte de mí, mi propia carne y sangre. Sin embargo, también estaba consciente de que Él no era cualquier niño. Su Espíritu entró en mi alma apenas puse los ojos en Él. Él y yo estábamos entrelazados como uno solo, donde sentía cada Emoción, Gozo, Dolor y el Amor, que corría por Él. También sabía que Él era Divino y que yo era, como tal, simplemente Su sierva, aunque Él nunca me hizo sentir así.

De bebé, Él recostaba Su Divina Cabeza cerca de mi pecho y murmuraba palabras de Amor con tanta emoción que llenaban mi corazón y sentía como si fuera a estallar de felicidad. Él, este Niñito mío, se convirtió en todo por lo que vivía. Cada roce me llenó de tanta ternura y gozo increíbles. Todos los que lo vieron, incluso cuando era un bebé, me decían lo especial que Él era. Sus ojos penetrantes conmovían sus almas y muchos no supieron por qué.

Este vínculo especial entre mi amado Hijo y yo nunca podría ser roto. Yo sabía que había nacido sólo para que pudiera llegar a ser Su Madre. Este papel fue la única razón de mi existencia.

Y así, a cada una de Sus necesidades le respondí, y Él, con tanto Amor y Compasión, puso todas mis necesidades antes que las Suyas. Sus deseos siempre fueron cumplidos por mí, Su Madre, Su humilde sierva.

Cuando no se le creyó que era el Hijo del hombre, cuando proclamó la Verdad, e hizo lo que Su Padre deseaba, lloré lágrimas amargas. Cómo me desgarré cuando tuve que presenciar Su persecución.

Soporté Su dolor, no sólo como cualquier madre, --que iba a ver el dolor infligido a su hijo--  sino que Su dolor se convirtió en mío, y el mío en el Suyo.

Lo obligaron a caminar, las manos atadas al frente con cuerdas alrededor de Su cintura, lo que significaba que podía caminar –solo arrastrando los pies, y un poco a la vez. Mientras que la Cruz fue arrojada sobre Su cuerpo desgarrado y destrozado, mi dolor fue tan atroz, que me desmayaba continuamente.

Mi dolor no era solo físico; mi aflicción me traspasó el corazón y lo partió en dos. Hasta el día de hoy, mi corazón está entrelazado con el de mi Hijo y, así, durante la Semana Santa, revivo el dolor, el tormento y la persecución con mi Hijo nuevamente.

Hijos, explicar el salvajismo infligido a mi Hijo sería imposible para vosotros de comprender, así de cruel fue la flagelación. El Cuerpo de Mi Hijo fue hecho trizas.

Nunca olvidéis que Él era el Hijo del hombre, enviado para redimir a todas las almas en la tierra, incluyendo a los que están vivos en el mundo hoy día. Él murió en terrible agonía, con el fin de salvar a todos y a cada uno de vosotros hoy. Su sufrimiento no terminó en el Calvario. Todavía será padecido, por Él, hasta el Gran Día de Su Segunda Venida.

Aquellos que ignoran estas advertencias del Cielo son libres de hacerlo. No serán juzgados por este rechazo. Pero, a medida que se alejan más de la Verdad de estas revelaciones del Cielo, se verán tentados a pecar. Los pecados con los cuales serán tentados, serán aquellos que serán declarados no ser ya más pecado por aquellos enemigos en la Iglesia de Mi Hijo sobre la tierra.

Gracias, hijos, por abrir vuestras mentes, vuestros corazones y almas a este llamado del Cielo enviado a vosotros por el amor que Dios tiene por todos Sus hijos.

Vuestra Amada Madre,
Madre de la Salvación