De acuerdo a las indicaciones de Nuestra Amada Madre, la Virgen María, en el mensaje del 01-12-2013, Madre de la Salvación 

Para ver el mensaje completo con las indicaciones de Nuestra Madre para hacer la Novena,  click en imagen

Esta es la oración; Cruzada de Oración (130) 
que debéis decir  cada uno de los siete días, 
(3 veces al día por las mañanas)

Cruzada de Oración (130)
 Novena de Salvación:

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud de Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo mostrar Misericordia y perdón para aquellas almas, que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.


Tarjetita autorizada, para hacer copias y repartir 

viernes, 13 de abril de 2018

Tantas mentiras, donde la existencia del infierno es negada, será la caída de los cristianos


Sábado, 14 de abril de 2012 a las 15:27 hrs.

Mi queridísima bienamada hija, no importa cuán difícil sea tu sufrimiento físico, debes reconocer que es así como  éste continúa intensificándose, como Yo siento.

Tu sufrimiento refleja solo una fracción de Mi propio sufrimiento.

En unión Conmigo, tú sabrás que por cada dolor y oscuridad interior del alma que tu experimentes,  sabrás del tormento que Yo padezco por los pecados de la humanidad.

Mucha gente, erróneamente, cree que Mi sufrimiento comenzó y terminó en la Cruz.

Mi sufrimiento no terminará, hasta que todos los hijos de Dios estén unidos en amor y armonía, en donde ningún pecado existirá en el Nuevo Paraíso de Mi Padre.

No importa cuánto haya sido dicho a la humanidad acerca de Mi existencia, todavía Me odian.

Entre los creyentes, aunque soy aceptado, Mis enseñanzas son solo toleradas, por ellos, basadas en sus propias condiciones.

Muchos tratarán a otros con amor y bondad, pero solo si aquellos, a los que hacen este ofrecimiento, corresponden a sus propias ideologías.

Por ejemplo, muchos condenarán a los pecadores, cuando deberían mostrarles bondad y rezar por ellos. Ellos deberían, sin embargo, predicar con el ejemplo.

Algunos derraman desprecio sobre otros, en vez de mostrar el amor que se espera de ellos como Cristianos.

Nunca condenéis a otros, incluso si no estáis de acuerdo con ellos, porque ese no es vuestro derecho. Nadie, solo Dios, tiene la autoridad para juzgar a otro.

Mientras muchos creyentes continúan rindiéndome homenaje, esto lo hacen con sus propias condiciones.

Algunos sentirán la necesidad de diferenciarse de sus hermanos y hermanas, para mostrar al mundo cuánto saben en asuntos espirituales. Ellos entonces usan sus propias interpretaciones de lo que Mi Misericordia realmente significa.

¿Cuántas veces han oído que Dios es todo misericordia? “Él es tan misericordioso que, porque Él ama a todos, ¿Él nunca los condenaría?” 

“Que Él ¿nunca enviaría un alma al Infierno?”

Bueno, esto es una mentira. Tantas mentiras, en donde la existencia del Infierno es negada, será la caída de los cristianos.

Las personas se condenan ellas mismas al Infierno. Yo no las pongo ahí. Ellos lo eligen, al negarse a dar su espalda al pecado mortal.

Tampoco buscarán perdón ni mostrarán remordimiento. Esto es un pensamiento peligroso y es el deber de todos los Cristianos, advertir a otros de los peligros del Infierno.

Tantos, incluyendo a aquellos que rechazan a sus hijos el sacramento del Bautismo, hablan como si el pecado ya no importara más.

Ellos creen que todo pecado “será” perdonado. Esto no es correcto.

Todo pecado “puede” ser perdonado, no importa cuán oscuro sea, pero sólo si el pecador busca perdón.

Ahora os hablo desde el Cielo para preparar a todos los hijos de Dios para Mi Segunda Venida y ¿qué encuentro?

Os hablo desde detrás de las paredes de la prisión y en una celda dentro de la cual Me habéis metido, porque rehúsáis creer que Yo podría hablaros de esta manera.

¡Oh, cómo Me ofendéis!

A aquellos que han dedicado sus vidas devotos a Mí y que están bien informados acerca de Mi Sagrada Escritura, pero que ahora me rechazan, les digo esto:

Vuestros rechazos de Mí ahora, os dejarán atormentados y con gran dolor, cuando la Verdad  os sea revelada.

Porque entonces, os daréis cuenta de las almas que hechásteis a un lado, cuando Yo necesitaba vuestra ayuda para salvarlas.

Cómo Me hacéis llorar con la frustración de vuestra ceguera, causada por vuestra falta de humildad.

Dudáis de Mi Santa Palabra cuando deberíais abrazarla, sujetarla, porque vosotros sois un alma que se ahoga y no tenéis generosidad de corazón.

Os suplico que respondáis a Mi llamada.

Vuestro bienamado Jesús,

Redentor de la Humanidad


Leer más: